Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 23 de Octubre, 2011, 15:07

Primer Post
Anterior Post
Siguiente Post

Hemos visto que la instancia de la realidad es el Universo: inmenso, aparentemente sin límites. Lo que vemos a simple vista en el cielo nocturno es apenas una parte de lo que hay. En los últimos siglos hemos descubierto que la Vía Láctea es una galaxia, donde hay miles de millones de estrellas. Y es apenas una galaxia entre miles de millones de galaxias que se calcula hay en el Universo. Y en el medio de todo eso, estamos nosotros, los seres humanos. Y es notable y maravillos que podamos estar así, anclados en nuestro planeta, discurriendo y formando modelos de un Universo inmenso, al que nunca accedimos directamente. Y hasta ahora, somos los únicos organismos conocidos que se pregunta de esa forma por la realidad. Tenemos una mente desarrollada.

Históricamente, fuimos tratando de entender lo que nos rodea, el ambiente inmediato. Algunas veces con modelos ingenuos, con mitos, con explicaciones racionales. Pero fue la actividad científica la que ha resultado más fructífera en ir develando qué hay, y cómo es la realidad. Aristóteles pensaba que la física de los cielos era distinta de la de nuestro ambiente terrenal. Y se mostró equivocado. Ante el fenómeno de la vida, algunos invocaron el vitalismo para explicarla, de nuevo un dualismo: materia inorgánica como diferente de materia orgánica. Y se vió que no era así. Queda un reducto de ese tipo de dualismos: la mente humana.

¿A qué me refiero como mente? A pensar, a tener conciencia, a recibir las impresiones de nuestros sentidos y disponerlas de forma que reconozco el escritorio que tengo enfrente, a memorizar y recordar, a razonar, y hasta a sentir angustia, pasión, o aburrimiento. Creo que es a lo que se refería Descartes con "penseé". No sólo pensar como razonamiento. También tenemos la formación de imágenes, y la creación, la imaginación, la combinación de ideas. Ante eso que llamamos (o llamo) mente, algunos sostienen que es algo distinto, invocan de nuevo un dualismo (justamente Descartes parece ser el promotor moderno de esta idea).

Si tuvieron la paciencia de seguir esta larga serie de posts, sabrán que mi postura es: todo es material. No hay dualismo. Y no voy ahora a abrazar el dualismo para explicar la mente. Por supuesto, debería fundamentar mejor mi postura. Pero no es esta serie sobre realismo el lugar adecuado. Mi postura, en resumen: la mente son procesos cerebrales. No hay que invocar a algo más que la materia funcionando en sistemas para explicar la mente. Claro, es una gran afirmación que pide una gran prueba. Pero vean lo que pienso: afirmar que hay algo más que materia, me parece que es todavía una mayorsísima afirmación que requiere una grandisísima prueba. ¿Por qué? Porque todo lo que describía arriba, sobre el resto del Universo, hasta ahora ha podido ser entendido apelando solamente a la materia (como elemento básico), sin necesidad de dualismos o pluralismos. Y justamente ahora, ¿nuestra mente viene a ser distinta de todo? Yo diría: hasta no agotar la hipótesis de trabajo "la mente son procesos cerebrales" no pasaría a considerar otras hipótesis. O por lo menos, le daría prioridad a la postura que sostengo. Si hay alguna dificultad (por ejemplo, un posible ataque es ¿cómo explicamos la conciencia?), lo expondría claramente. Y una actitud científica investigaría los hechos, buscaría avanzar en neurociencia, reconocería la aparición de niveles, y buscaría modelos de cómo funcionan esos procesos en el sistema de nuestro organismo, concentrados en el cerebro.

Alrededor de 1960, aparecen dos posturas: la ciencia cognitiva, que no tiene en cuenta al cerebro, y la neurociencia (tanto cognitiva como afectiva, a veces llamada psicobiología). La primera da énfasis a la psicología cognitiva, al lenguaje y a la inteligencia artificial. Pero no pone al cerebro como tema de estudio. En cambio, la neurociencia reconoce que hay que estudiarlo, y fusiona neurobiología, neurología, psicología, etología, el estudio del lenguaje, la psiquiatría, la endocrinología y la inmunología. Todo esto centrado en el cerebro. Se reconoce que es el órgano de la mente. Pero vean cómo se requiere de la convergencia de varias disciplinas para comenzar su estudio. No es un tema fácil, y estamos todav♂a avanzando.

Un argumento menor, del que hay que estar advertidos: el considerar la mente como algo separado viene a alimentar la idea de alma inmortal, y se ve, digamos, promovida por la idea de "seres humanos" como algo diferente, "mejor", tema que vemos desde el primer capítulo de libro del Génesis. También hay otra tendencia: a poner una "mente" en el Universo en conjunto, de nuevo, una proyección de modelo humano a lo que nos rodea.

Pueden encontrar más detalle en el beato Bunge, su excelente libro "Emergencia y convergencia", capítulo 12, Convergencia funcional: el caso de las funciones mentales. Tienen también su libro "El problema mente-cerebro", y su reciente (no lo vi traducido al español todavía) Matter and Mind: a Philosophical Enquiry.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía