Angel "Java" Lopez en Blog

11 de Diciembre, 2011


Publicado el 11 de Diciembre, 2011, 9:23

Ya he escrito muchas veces de la importancia del realismo, uno de los posts recientes que puedo mencionar es:

Realidad, Sociedad y Mentira: Fuga en el siglo XXIII (y en el XXI)

Quiero escribir hoy sobre lo que espero de un periodista, ante la realidad.

Primero, el periodista informa lo que pasa. Vayamos despacio. Claro que no es evidente a veces lo que pasa. Me refiero a situaciones más fáciles: ante un accidente, un periodista tiene el deber de hacer el mejor esfuerzo para informar los hechos simples. Si hay heridos, no puede publicar "no hubo heridos". Si chocaron dos autos, no pueder decir por radio "chocaron un camión y un colectivo". Eso es lo primero que espero de un periodista en una sociedad actual. Esto nos parece natural, pero no ha sido siempre así en la historia, así que es bueno siempre recordarlo.

Segundo, espero de un periodista que me informe de un tema. Y que me informe de tal forma que me presente todas (o la mayor parte) de las fascetas de ese tema. Siempre recuerdo un ejemplo que puso un persona, hace años: "Si el tema es una taza, espero que el periodista me muestre la taza, como la veo de este lado, pero también que me muestre la taza, del otro lado, del lado que tal vez no veo, del que no he querido o no he podido darme cuenta". Esa es la otra gran misión del periodista. Pasando de los hechos simples, pasar a ver todo lo abarca un tema, las posiciones que genera. Si el tema de investigación es el aborto, un periodista tiene que mostrarnos qué es el aborto, los métodos que se utilizan, y luego pasar a visitar las distintas posturas que el tema genera. Generalmente, toda postura tiene argumentos (eso espero) y puntos de partida (como "la vida es sagrada" o "primero la mujer"). El periodista tiene que trabajar en pasar en limpio, para todos, esas posturas.

Por supuesto, el periodista puede tener una posición tomada. Pero ésta tiene que ser sólo una parte de lo que escribe, dice en radio, informa. Puede decir "me gusta este lado de la taza". Hasta lo veo como prueba de honestidad intelectual: nos avisa que él tiene una postura, o algo más leve, una opinión. Pero ésta queda declarada y además pediría, claramente delimitada en la pieza periodística (que puede ser una columna, un libro de investigación, etc.). El resto de la pieza tiene que ser un ejemplo de imparcialidad.  Pero aún cuando eso sea difícil, espero de un periodista que me muestre todos los lados de la taza. Sino, es un presentador de un lado, no de un tema. Si no me muestra el panorama, no lo vería como periodista, sino como promotor, difusor de sólo una visión parcial de un tema.

Tercero, espero que el periodista esté alerta y alce la mano para señalar lo que no funciona, para poner de manifiesto algo que se nos pasa. En un mundo de periodistas, no habría que esperar a un niño para que nos diga "el emperador está desnudo" (ver La verdad y el consenso). Yo espero llegar a vivir en una sociedad donde no tengamos esa necesidad de periodistas: que seamos nosotros los mismos que levantamos la mano ante algo que otros no ven o no le dan importancia. Pero mientras tanto, el periodismo debe ser como el tábano de Sócrates: picando, manteniendo despierta a la sociedad.

Hay en mi país, Argentina, un movimiento (que parte del gobierno kirchnerista) a favor del "periodismo militante". Casi veo una contradicción en usar esas dos palabras juntas. Un "periodista militante" es candidato a dejar de lado esos tres puntos que mencioné. Y lo veo cada semana en algunos programas de TV "adictos" al gobierno. No tengo problemas en que haya promotores de ideas, pero dejaría de llamarlos periodistas, sean que esas ideas coincidan o no con las mías (también agregaría a un promotor de idea que muestre claros argumentos, hechos y puntos de partida, pero eso es tema para otro post). Pero no veo posible un "periodista militante", es como pedir un "cuadrado triangular". Primero, el "periodista militante" terminaría escribiendo "hay un millón de personas en la Plaza de Mayo" cuando entran, digamos, doscientos mil. Faltaría al primer punto que expuse. Segundo, un "periodista militante" se ve inclinado a no mostrar todos los "lados de la taza", o mostrar "este lado es el bueno" y "aquel lado es el malo". Y, finalmente, cuando haya algo sobre lo que levantar la mano, algo que criticar, algo sobre lo que llamar la atención, para que los demás lo sepan, el "periodista militante" tiende a poner primero al "movimiento", y sólo después recuerda la verdad.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía