Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 20 de Febrero, 2012, 12:09

Al fin encuentro el pasaje de Platón, donde Sócrates declara que le importan los seres humanos, más que el resto de la naturaleza. Está en el Fedro. Sócrates va acompañado por Fedro, que busca un lugar en las afueras de la ciudad, para leer y discutir un texto.

Sócrates - ¡Por Hera! Hermoso rincón, con este plátano tan frondoso y elevado. Y no puede ser más agradable la altura y la sombra de este sauzgatillo, que, como además, está en plena flor, seguro que es de él este perfume que inunda el ambiente. Bajo el plátano mana también una fuente deli-ciosa, de fresquísima agua, como me lo están atestiguando los pies. Por las estatuas y figuras, parece ser un santuario de ninfas, o de Aqueloo. Y si es esto lo que buscas, no puede ser más suave y amable la brisa de este lugar. Sabe a verano, además, este sonoro coro de cigarras. Con todo, lo más delicioso es este césped que, en suave pendiente, pa-rece destinado a ofrecer una almohada a la cabeza placente-ramente reclinada. ¡En qué buen guía de forasteros te has convertido, querido Fedro!

Bien escrito por Platón, que se detiene a describir el paisaje, y apela a las sensaciones de Sócrates mismo ("me lo están atestiguando los pies").

 Fedro - ¡Asombroso, Sócrates! Me pareces un hombre rarísimo, pues tal como hablas, semejas efectivamente a un forastero que se deja llevar, y no a uno de aquí. Creo yo que, por lo que se ve, raras veces vas más allá de los límites de la ciudad; ni siquiera traspasas sus murallas.

Fedro se sorprende de un Sócrates que parece alguien que no es de Atenas, como si fuera la primera vez que visita las afueras.

Sócrates - No me lo tomes a mal, buen amigo. Me gusta aprender. Y el caso es que los campos y los árboles no quieren enseñarme nada; pero sí, en cambio, los hombres de la ciudad...

He aquí la declaración. Este es un giro importante en la historia de la filosofía occidental. Mientras los predecesores de Sócrates tratan de explicar todo el mundo (como Tales explicando los primeros elementos que componen todo), en cambio Sócrates pone el énfasis en tratar de entender a los seres humanos en sociedad. En una época turbulenta de la historia de Atenas, Sócrates (y Platón) tratan de hacer comprender a los ciudadanos de la polis lo que es el bien y la forma de actuar que se espera de ellos. Hubo un tiempo que Platón confiaba que los filósofos pudieran gobernar una sociedad, pero al final de su vida, se inclinó que no era posible sin la existencia de leyes: no podía confiar en la conducta humana para armar y mantener la sociedad que prentendía, con lo cual cifraba su esperanza en la creación y seguimiento de leyes que constituyan el armazón de una polis de su tiempo.

Posts relacionados:

Sócrates de Atenas (1)
Platón, por Savater

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía