Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 26 de Febrero, 2012, 8:17

Hace una semana comentaba un fragmeno del diálogo de Platón Fedro. Encuentro en la misma obra este intercambio, entre Fedro y Sócrates, caminando a buscar un lugar donde discutir un texto. Fedro le pregunta por detalles de un mito:

Fedro - Dime, Sócrates, ¿no fue por algún sitio de éstos junto al Iliso donde se cuenta que Bóreas   arrebató a Oritía?
Sócrates - Sí que se cuenta.
Fedro . - Entonces, ¿fue por aquí? Grata, pues, y límpida y diáfana parece la corriente del arroyuelo. Muy a propósito para que jugueteen, en ella, unas muchachas.
Sócrates . - No, no fue aquí, sino dos o tres estadios más abajo. Por donde atravesamos para ir al templo de Agaas . Por algún sitio de ésos hay un altar, dedicado a Bóreas.
Fedro . - No estaba muy seguro. Pero dime, por Zeus, ¿crees tú que todo ese mito es verdad?
Sócrates . - Si no me lo creyera, como hacen los sabios, no sería nada extraño. Diría, en ese caso, haciéndome el enterado, que un golpe del viento Bóreas la precipitó desde las rocas próximas, mientras jugaba con Farmacia  y que, habiendo muerto así, fue raptada, según se dice, por el Bóreas. Hay otra leyenda que afirma que fue en el Areópago, y que fue allí y no aquí de donde la raptaron. Pero yo, Fedro, considero, por otro lado, que todas estas cosas tienen su gracia; sólo que parecen obra de un hombre ingenioso, esforzado y no de mucha suerte. Porque, mira que tener que andar enmendando la imagen de los centauros, y, además, la de las quimeras, y después le inunda una caterva de Gorgonas y Pegasos y todo ese montón de seres prodigiosos, aparte del disparate de no sé qué naturalezas teratológicas. Aquel, pues, que dudando de ellas trata de hacerlas verosímiles, una por una, usando de una especie de elemental sabiduría, necesitaría mucho tiempo. A mí, la verdad, no me queda en absoluto para esto. Y la causa, oh querido, es que, hasta ahora, y siguiendo la inscripción de Delfos, no he podido conocerme a mí mismo. Me parece ridículo, por tanto, que el que no se sabe todavía, se ponga a investigar lo que ni le va ni le viene. Por ello, dejando todo eso en paz, y aceptando lo que se suele creer de ellas, no pienso, como ahora decía, ya más en esto, sino en mí mismo, por ver si me he vuelto una fiera más enrevesada y más hinchada que Tifón, o bien en una criatura suave y sencilla que, conforme a su naturaleza, participa de divino y límpido destino.

Vean que Sócrates evita los mitos de su época: dice que le tomaría demasiado tiempo hacerlos verosímiles, así que los deja como está. La "inscripción de Delfos" se refiere al "Conócete a tí mismo". Tengo que buscar otros textos de Platón donde se menciona: Protágoras 343b, Filebo 48c.

Se ha marcado a esa época griega como "el abandono del mito". Puede ser, pero es un punto a discutir: el mito y su abandono convivieron por siglos. El dejar los mitos aparte, aparece con Tales y otros presocráticos, que tratan de explicar la realidad no como la lucha de dioses, sino desde modelos explicativos, una proto cienica. Sócrates se preocupa más por el ser humano, que por abandonar los mitos y explicar la naturaleza con modelos, como el de Tales, tipo "todo es agua".

Sócrates usa mitos propios para ilustrar su exposición, como el conocido mito de la caverna, en La República.  Tengo más de una versión de Fedro. En uno de ellos, los comentadores anotan sobre la verdad del mito para Sócrates:

Platón se hace eco de un problema fundamental de la sociedad y la cultura de su tiempo. «El mito muere en la época de juventud de Platón. La razón que se levanta sobre el mundo y los dioses, el arte que se alza sobre la religión, y el individuo sobre el Estado y las leyes, han destruido el mundo mítico. Estas transformaciones en el arte, la religión y el Estado, expresan un cambio interior que... se conoce con el nombre de sofística, de Ilustración», K. REINHARDT «Platons Mythen», en Vermaechtnis der Antike, Gesammelte Essays zur Philosophie und Geschichtsschreibung, ed. de CARL BECKER, Gotinga, 1960, pág. 220. Platón utiliza aquí la forma sophizómenos. El verbo sophízomai, que encontramos por primera vez en TEOGNIS, 19, cubre un amplio campo semántico en el que también se encuentra el sentido de «ser excesivamente sutil», «usar trucos intelectuales», etc. Cf., por ejemplo, EURÍPES, Ifig. en Ául. 744. Una posible crítica a la interpretación racional de los mitos se deduce de la respuesta de Sócrates a Fedro. Esa racionalización de la mitología no tendría fin, y alcanzaría tan múltiples versiones como múltiples son las formas de aparición del mito. Parece, pues, que hay que dejarlas así y saborearlas tal como se cuentan. Cf. J. A. STEWART, The Myths of Plato, Londres, 1905, págs. 242-246. Stewart cita, en nota a pág. 243, un texto de G. GROTE (A History of Greece from the Earliest Period to the Close of the Generation Contemporary with Alexander the Great, 10 vols., Londres, 1862) en que el platonista victoriano resume ese sentimiento religioso que Stewart desarrolla en la Introducción a su libro como «transcendental Feeling». Cf., también, P. VICAIRE, Platon, critique littéraire, París, 1960, págs. 390 y sigs.

Sobre la mención a Tifón, leo:

Tifón, hijo de Tártaro y Gea, monstruo de cien cabezas y terrible voz, enfrentado a Zeus (HESÍODO, Teogonía 820 ss.). Arrojado al Tártaro, se manifiesta en la erupción de los volcanes -Zeus puso sobre él Etna-. La más antigua noticia sobre Tifón la encontramos en HOME¬RO (Ilíada II 782). Platón, tal como hará en el Crátilo, utiliza aquí un intraducible juego de palabras: typhos «hinchado, vano», pero también «humo, soplo»; dtyphos significa, por el contrario, sencillo, claro, límpido. Tal vez el conocimiento de sí mismo a que Sócrates se refiere, a propósito de la inscripción délfica, le lleve hasta este adjetivo, que expresaría una forma ideal de autorreflexión.

Vean cómo nos perdemos un juego de palabras, por no leer el griego original.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía