Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 4 de Marzo, 2012, 17:11

Anterior Post

El año pasado, sostuve (como pueden leer en el post La base de la vida (Parte 1) Presentación) que la vida se basa en la física y en la química (y que esta última se basa en la física misma).  Se me contestó que eso era un "típico comentario mecanicista". Quedé en escribir, pasar en limpio mi postura, con más detalle. Llegó el tiempo. Vean que el título es "Las bases de la vida", apuntando a qué es lo que sostiene, en el fondo, a este fenómeno que llamamos "vida biológica".

Primero, quisiera presentar a qué se le llama mecanicismo. Apelo al Diccionario de Filosofía, del beato Mario Bunge. Leo en su entrada mecanismo:

Concepción del mundo. La revisión científica del siglo XVII introdujo una visión mecanicista del mundo según la cual la cosmología equivale a la mecánica -la especulativa dinámica de fluidos de Descartes o la mecánica de partículas newtoniana, más realista que aquélla. El mecanicismo fue la primera concepción del mundo científica: generalizó la ciencia más avanzada de su época y orientó a los investigadores hacia la investigación de las propiedades mecánicas de todas las cosas visibles. De la misma manera, hizo que las personas rechazaran las concepciones del mundo holista y jerárquica, prevalecientes hasta entonces. En particular, Descartes y otros consideraron el cuerpo animal simplemente como una máquina complicada dirigida por una bomba -el corazón; sólo el alma quedó fuera de esta visión, y no siempre.

Mi posición sobre la vida y organismos está cerca de la de Descartes, con dos diferencias que marco más abajo.

El mecanicismo presenta dos versiones, secular y religioso. El mecanicismo secular sostiene que el cosmos posee un mecanismo de existencia propia y autorreguladora -un tipo de reloj eterno que se autorrebobina. Por otro lado, el mecanicismo religioso supone la existencia de un Relojero. El reloj cósmico de Descartes era tan perfecto, como corresponde a una creación divina, que no necesitaba reparador. El Dios cartesiano, al crear la materia y dotarla de las leyes dinámicas, no necesitaba ocuparse más del universo físico y podía dedicar toda Su atención a los asuntos espirituales. En cambio, el cosmos newtoniano se disipaba: existía un rozamiento entre los engranajes de la máquina celestial. Por consiguiente, Dios tenía que darle un empujón de vez en cuando para mantenerlo en marcha.

La posición cartesiana sigue siendo compartida por gran parte de los que participan de la ciencia: una visión de un Universo que "apareció", "fue creado", pero que desde entonces ha venido funcionando sin intervención. ¿Cuál es la primera gran diferencia con Descartes? Hoy sabemos que hay historia, evolución en el tiempo. El cosmos cambia.

Desde su inicio hasta la mitad del siglo XIX, el mecanicismo secular promovió una gran actividad científica y tecnológica. Su decadencia comenzó con el nacimiento de la física de campos, la termodinámica y el auge de la biología evolutiva. A principios del siglo XX esta concepción ya resultaba anticuada. Hoy entendemos que la mecánica es sólo uno de los capítulos de la física. También comprendemos que la mecánica no tiene sentido aislada de la electrodinámica y que la "mecánica" cuántica no es muy mecánica, puesto que no describe corpúsculos con formas definidas y trayectorias precisas.

Esa es la segunda gran diferencia: yo acepto que los cambios se producen no sólo por la mecánica (choques de partículas, movimientos de fluidos), sino por otras fuerzas y mecanismos básicos.

En resumen, el mecanicismo tuvo su época gloriosa. Mostró el camino hacia la indagación científica del mundo físico. Efectivamente, enseñó que el enfoque correcto para el estudio de la realidad es una combinación de razón y experiencia, esto es, inventar teorías que se expresen en lenguajes matemáticos y contrastarlas en el laboratorio o en el campo. Así, aunque no de un modo explícito, el mecanicismo abogó por una síntesis del racionalismo y el emperismo... Por últumo, sus éxitos y fracasos muestra que una cosmovisión y la ciencia pueden interactuar.

Ahora que queda más claro lo que es mecanicismo (por lo menos, la postura de Bunge), mis puntos a destacar de MI postura son:

- Mi postura no es mecanicista, en el sentido de basar todo en la mecánica (de Descartes y Newton)

- Mi postura reconoce la existencia de sistemas, como lo son los organismos (Descartes diría máquinas). Los sistemas son cosas compuestas, con relaciones fuertes, mecanismos y procesos.

- Mi postura es mecanicista, en otro sentido. Apelo a la explicación por mecanismos dentro de sistemas: todo lo que sucede en un ser viviente puede ser explicado reconociéndolo como un sistema. Y los cambios que se producen en él, con legales, desde la física y la química: no hay cambios que "vayan en contra", que violen las leyes de la física o de la química (veré de aclarar que hay "leyes" y "leyes fundamentales", y que estas últimas aparecen en la física, y nada más). Los organismos están incluidos en otros sistemas, y están compuestos de sistemas. También están sujetos a la emergencia y extinción individual (nacimiento, muerte), así como a la emergencia y extinción de sus "clases". Que hoy haya ciervos es producto de la historia, de la evolución biológica. Esa evolución no sólo involucra genes y organismos, sino también poblaciones y ecosistemas. Pero para todo esto, no hay que buscar una ley fundamental nueva: la física basta.

Próximos temas: mecanismo en sistemas, leyes fundamentales, vitalismo, qué es la vida.

Para leer: http://en.wikipedia.org/wiki/Mechanism_(philosophy)

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia