Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 23 de Julio, 2012, 9:06

Anterior Post
Siguiente Post

Sigo leyendo y comentando al libro de Heisenberg, "La imagen de la Naturaleza en la física actual". Leo al comienzo, apenas más adelante del párrafo que comenté en el anterior post.

Empecemos dirigiendo nuestra mirada a las raíces históricas de la ciencia de la Naturaleza en la Edad Moderna. Cuando, en el siglo XVII, fue fundada dicha ciencia por Kepler, Galileo y Newton, hallaron éstos ante sí, como punto de partida, la imagen de la Naturaleza característica de la Edad Media: la Naturaleza era todavía, en primer lugar, lo creado por Dios. Como obra de Dios se la concebía, y a las gentes de la época les hubiera parecido una insensatez querer ahondar en el mundo material prescindiendo de Dios.

Heisenberg no trata el mundo antiguo, y comienza con la edad moderna. Yo agregaría a Copérnico al terno Kepler, Galileo y Newton. Y recordaría que la Edad Media también tuvo sus "Galileos", que trataron de investigar y dar algún modelo de la Naturaleza, por lo menos en algunos temas físicos (tema para posts). Pero es de destacar la presencia de la religión (cristiana por lo menos, ya escindida en católicos y protestantes) en los albores de la ciencia de la edad moderna. Sigo leyendo:

Como documento de la época citaré las palabras con que Kepler concluye el último volument de su Armonía del Universo:

Te doy las gracias a ti, Dios señor y creador nuestro, porque me dejas ver la belleza de tu creación, y me regocijo con las obras de tus manos. Mira, ya he concluido la obra a la que me sentí llamado; he cultivado el talento de Tú me diste; he proclamado la magnificencia de tus obras a los hombres que lean estas demostraciones, en la medida en que pudo abarcarla la limitación de mi espíritu.

Notable la postura de Kepler: siendo posterior a Copérnico y contemporáneo de Galileo, Kepler escribe distinto y tiene una postura netamente centrada en la religión. Tengo que escribir sobre Kepler, que aparece varias veces citado en este libro de Heisenberg, pero que quizás merece una serie de posts aparte, ligados con el tema de ciencia y religión.

Veo en Kepler una gran postura (que en general no comparto): tratar de desentrañar la Naturaleza por pura deducción, apelando a las armonías, relaciones, como imaginando que la Naturaleza funciona de "la forma más bella" posible. Una postura que, con o sin religión, ha aparecido en varios científicos desde la época de Kepler y aún tiene sus defensores. El problema es que el "criterio de belleza" es muy humano, y deberíamos siempre contrastar nuestros modelos propuestos con la realidad.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia