Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 11 de Agosto, 2012, 15:01

Anterior Post
Siguiente Post

Veamos los años de Dirac desde 1927.

En Gotinga Dirac se encontró con Robert Oppenheimer (1904-67), quien vivía en la misma pensión; se convirtieron en amigos cercanos. A Dirac le fue difícil entender los intereses católicos de Oppenheimer, que leía al Dante en su versión original. Se dice que una vez Dirac le preguntó: '¿Cómo puedes entender a la vez la física y la poesía? En física nosotros tratamos de explicar en términos simples lo que nadie antes conocía. En poesía es exactamente lo contrario'.

En el año 1927, del que estoy hablando, Dirac fue elegido "fellow" del St John's College en Cambridge y comenzó a dar conferencias sobre mecánica cuántica. En 1929 fue nominado "Praelector" en matemáticas y física, un puesto con obligaciones solo nominales. En 1930 fue elegido "Fellow" de la Royal Society. El 30 de septiembre de 1932 fue elegido profesor Lucasiano, un puesto que tuvo hasta 1969. De sus conferencias con los alumnos surgió su libro de mecánica cuántica, cuya primera edición apareció en 1930. Puedo mencionar aquí que había publicado cerca de doscientos "papers".

Dirac dedicó sólo una pequeña parte de su tiempo a enseñar y prácticamente nada a la administración. Prefirió trabajar solo y no creó ninguna escuela. Se ha escrito sobre él que era una de los pocos científicos que podrían trabajar en una isla desierta. Aunque no estaba en su naturaleza buscar estudiantes de investigación, igual se las arregló para tener un número interesante de doctorandos.

Algo a destacar en Dirac: su búsqueda de la claridad.

Cuando Dirac escribía un artículo o daba una conferencia, consideraba innecesario cambiar sus frases, cuidadosamente escogidas. Cuando alguien en la audiencia le preguntaba sobre un punto que no había entendido, Dirac repetía exactamente las mismas palabras que ya había dicho. De todas maneras, su estilo de conferencias era admirable, como he tenido el privilegio de confirmar frecuentemente. Alguno de sus estudiantes escribió:

Lo que entregaba era siempre excepcionalmente claro y uno era llevado al desarrollo de un argumento que parecía majestuoso e inevitable, como una fuga de Bach.

Sin embargo, tiendo a estar de acuerdo con Sir Nevill Mott (1905-96), que dijo:

Pienso que tengo que decir que su influencia como profesor no fue muy grande... Nunca aconsejó a un estudiante a examinar la evidencia experimenta y ver qué significaba... El nunca se dedicaría, entre uno y otro de sus grandes discubrimientos, a algún problema sencillo ("bread-and-butter problem"). No le interesaba en absoluto.

Era, de alguna forma, un solitario, pero respetado por sus colegas.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia