Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 26 de Agosto, 2012, 7:50

Quisiera hoy explicar este término, ideología, como yo lo entiendo en este post. Mencioné una definición de otros en Ideología y Ciencia. Veamos hoy la mía.

Es común, en todos, pensar y afirmar algunas proposiciones como:

Los empresarios no se preocupan de los obreras y sólo persiguen la ganancia
El individuo debe protegerse del Estado
La vida humana es sagrada
La mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo, incluido el feto
etc...

He escrito en Posturas y Opiniones la diferencia que planteo entre ambas: una postura es algo meditado, soportado por un estudio del caso, la existencia de argumentos, y el marcado claro de los puntos de partida. He descripto en Bases para una discusión sobre puntos de partida y argumentos. No todo lo que afirmamos se puede justificar con un argumento. Llega un momento que no debemos tener algún punto de partida, como le pasó a Euclides y sus axiomas.

¿Son las proposiciones de arriba puntos de partida, o están soportadas por argumentos? Depende de cada persona. Puede que sí, pero también puede que para la persona que afirma alguna de ellas, sea algo natural, que simplemente forma parte de su visión del mundo, parte de su cosmovisión, parte entonces, de su ideología. Para mí, ideología es esa visión del mundo que no hemos meditado, que encontramos natural, sobre la que no nos esforzamos en encontrar argumento o declarar como punto de partida luego de haberle dado vueltas al asunto. Simplemente, la afirmamos, por nuestra historia y contexto. Puede que nos venga de la infancia, de lo que sostenía nuestro ambiente familiar, o por lo que absorvimos sin mayor crítica en nuestra adolescencia, o parte de lo que en la sociedad en la que nos movemos se toma como natural y dado. Puede que mucho de la ideología de alguien caiga en lo "políticamente correcto". También puede que caiga en la reacción a eso.

Todos tenemos, entonces, este tipo de ideología: afirmaciones que no tiene argumento detrás (o sólo un argumento débil, como para justificar si alguien nos pregunta, lo que afirmábamos aún antes de tener un argumento), y que no es un punto de partida meditado (tipo, "sí, luego de años de pensar sobre el tema, tengo que aceptar que esta afirmación no tiene argumento sino que lo tengo que tomar como punto de partida", Euclides diría, no tengo teorema, la tengo que tomar como axioma). Y es fácil entender por qué tenemos ideología: dos grandes motivos, la vamos absorviendo mientras vamos creciendo, y luego, no siempre tenemos el tiempo, el deseo, o la inclinación de un Descartes, para ponerla en duda, en colocarla en "la fragua", examinarla y revisarla, para ver qué tiene de sustentable, y qué tiene de simple opinión generalizada dentro de un grupo (vean que no considero la ideología como la cosmovisión de la clase dominante, puede que haya varios grupos en la sociedad, cada uno con su ideología, no necesariamente disjuntas). Y bien puede que la ideología sea tan pervasiva que sea difícil pensar sobre ella, y criticarla (tomando a "crítica" como "examen" no como discurso "destructivo").

Así que tenemos que aceptar que las ideologías existen, y convivir con las nuestras y las de todos. Pero el problema es cuando las ideologías de cada uno influyen en lo que se va formando como sociedad, desde el gobierno o desde otras instituciones, o simplemente, desde la mayoría de la sociedad que obliga a aceptar y actuar a la minoría según su propia ideología. Cuando algo que no es una postura, sino una ideología, llega a tener tanta influencia sobre la vida de las personas, de los miembros de una sociedad, pienso que es demasiado, y hay que hacer el esfuerzo, no de rechazar, sino de exigir a todos, incluidos cada uno de nosotros, a meditar, plantear, revisar y pasar en limpio la ideología. Y todo esto, para que se consigan al final de ese proceso, posturas, que es lo que veo que se puede debatir o comparar. Cualquier discusión que tenga como base ideologías, sólo será una pelea de gatos.

Alguien me dirá: pero, pasando a posturas, llegamos a tener puntos de partida y argumentos sobre esos puntos de partida. ¿No habremos entonces pasado el problema de las afirmaciones ideológicas al problema de puntos de partida? Pues pienso que sí, pero tengo la esperanza que ese tipo de corriemiento, de cambio, posibilita que veamos más claramente cuáles son posiciones de cada uno. No creo que resuelva un debate. Pero sirve para que cada miembro de la sociedad tenga más claro qué es lo que se pone en juego. Una ideología es, en general, tan naturalizada, que no tiene discusión entre los que la aceptan, y ellos tampoco aceptan que los demás la discutan. Una postura abre el juego a la crítica interna y externa.

Escribí hace tiempo La casita de Descartes. Tal vez es tiempo de que cada uno emprenda ese camino "Vamos por la vida, siempre en una casita. Solamente pido construirla concienzudamente, dentro de lo posible, habiendo elegido cada ladrillo y pilar. Debemos estar "aware", advertidos, de cuáles son las apuestas, pilares, puntos de partida  que usamos, y revisarlos cada tantos años. Pero una vez elegidos, seguir usándolos con firmeza."

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía