Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 17 de Febrero, 2013, 15:26

Anterior Post

Veamos lo último de Pais sobre Dirac:

De lejos, lo que más aprendí de estas discusiones con Dirac se refiere a su manera de jugar con las ecuaciones, que se puede resumir en: primero jugar con matemáticas bellas, luego ver dónde nos llevan en física. Durante toda su vida, esta actitud se manifiesta en sus escritos. A los 28 años escribió:

Hay, en el presenta, problemas fundamentales en física teórica... la solución de los cuales... presumiblemente requerirá a un revisión aún más drástica de nuestros conceptos fundamentales de la que ha habido hasta ahora. De hecho, estos cambios serán tan grandes que estará más allá de los poderes de la inteligencia humana el poder tener las nuevas ideas que dirijan nuestros intentos de formular los datos experimentales en términos matemáticos. El teórico del futuro, entonces, tendrá que proceder de una manera más directa. El método más poderoso para avanzar que puede ser sugerido, es emplear todos los recursos de las matemáticas puras intentando perfeccionar y generalizar el formalismo matemático que forma la base existente de la física teórica, y luego alterar cada éxito en esta dirección, intentando una nueva matemática basada en entidades físicas.

A los 37 escribió:

A medida que pasa el tiempo, se vuelve más y más evidente que las reglas por las que los matemáticos encuentran interesantes son las mismas que la naturaleza ha escogido.

A los 60:

Pienso que es una peculiariedad mía que me guste jutar con las ecuaciones, sólo para buscar relaciones matemáticas bellas que pueden no tener ningún significado físico.

A los 78:

Gran parte de mi trabajo de investigación ha consistido no tanto en resolver un problema en particular, sino en simplemente examinar las cantidades matemáticas de una clase que los físicos usan y tratan de aplicar en formas interesantes, sin importar la aplicación en particular en la que esten trabajando. Es simplemente una búsqueda de hermosa matemática. Puede que luego se encuentre una aplicación a ese trabajo. De ser así, habremos tenido suerte.

Ese ese último trabajo, nos da tres ejemplos de la manera que ha trabjado: la ecuación de Dirac, los monopoles, y la última ecuación de Dirac. Según su propio juicio, a los 69 años: "Mis propias contribuciones desde esos primeros días han sido de menor importancia".

¿Qué tipo de matemáticas eran consideradas bellas para Dirac?

El trabajador teórico, en su esfuerzo para expresar las leyes fundamentales de la naturaleza en forma matemática, debe perseguir, principalmente, la belleza matemática. Debe tomar la simplicidad en consideración, subordinándola a la búsqueda de la belleza... Con frecuencia sucede que lso requerimientos de simplicidad y belleza son los mismos, pero que cuando colisionan, la belleza debe tener precedencia.

Dirac era un hombre reservado, no muy dado a comentar o recardar otras personalidades o eventos pasados. El raramente hablaría de sí mismo. En pocas ocasiones, él revelaría alguna de sus emociones en sus escritos. Encuentro intrigante que, como lo he mencionado, él se refiera a la teoría de la transformación como "my darling". Igualmente notables son las raras apariciones de su ansiedad. Cuando, a los 60 años, se le preguntó sobre sus sentimientos al descubrir la ecuación que lleva su nombre, contestó: "Bueno, en primer lugar, me llevó a una gran angustia el sbae rsi era correcta o no... Esperaba un sentimiento dominante. Fue apenas una fiebtrea... A los 67 años:

Pienso que es una regla general que el creador de una nueva idea no está mejor siguatdo que otra para desarrollarla, debido a sus miedos de que algo salga mal sean realmente muy fuertes ...'

Como último ejemplo de Dirac hablando de sí mismo, cito un fragmento de una carta que me envión: "Yo tuve uan conversación con él hace un año y medio antes de su muerto... Me preguntó sobre venir y dar una charla en la Universidad de Florida antes de su muerte. Me dijo "No! No tengo nada para contartar. Mi vida ha sido un fracaso... " Y cuando volvió para dar una charla sobre los infinitos [en electrondinámica cuántica]. Es común en los grandes hombres que sus fracasos sean más importantes que sus éxitos.

Un día Niels Bohr caminaba hacia su ofinica en Princeton, meneando su cabeza mientras me comentaba de una decisión que había tenido con Dirac. Era en los primeros años cincuenta, durante la era de la Guerra Fría Bohr había expresado su disgusto en del lenguaje abusivo que la prensa americana estaba usando para referirse a los rusos. Dirac había replicado que todo eso terminaría en unas semanas. Bohr le preguntó por qué. Bien, Dirac contestó que al haber los periodistas usado todas las invectivas del lenguaje inglés, en poco tiempo deberían terminarlas.

La otra histora no es sobre Dirac, sino una que alguna vez le escuché a Dirac más de una vez. En un pequeño pueblo, un nuevo párroco visita a sus parroquianos. En una visita a un hogar modesto, es recibido por la mujer de la casa, y no puede dejar de notar que el lugar está lleno de niños. Pregunta entonces cuántos tiene la pareja. Ella responde: diez, cinco pares de mellizos. Asombrado, el sacerdote pregunta: ¿quiere decir que siempre tuvo mellizos? A lo que la mujer responde: no, padre, algunas veces no tuvimos nada. Precisión a ese nivel le daba un inmenso placer a Dirac.

Mi historia final sobre Dirac se refiere a una carta que me escribión un amigo en común. Se refiere a uno de mis primeros encuentros con Dirac, en Enero de 1946, en el que Paul me había interrogado sobre mi experiencia de guerra. La carta decía en parte:

Fue unas dos semanas antes de su muerte.. Margit y yo estábamos a su lado. Estaba pálido, flaco, e inusualmente parlanchín... Me dijo que cerca del fin de la guerra Ud. había sido capturado por los alemanes y que estuve cerca de ser ejecutado... Lo inusual de la situación fue que él nos repitió la historia completa por lo menos cuatro veces... Margit finalmente le pidió que parara... Algún día quizás Ud. pueda contármela.

Cuando vuelvo a revisar los cuarenta años en los que conocía a Dirac, todos los recuerdos concuerdan con la opinión que Niels Bohr tenía de él: 'De todos los físicos, Dirac tenía el alma más pura. De alguna forma, parcial, me recordaba a Einstein: uno de los grandes contribuyentes a la física del siglo, siempre siguiendo su propio camino, sin formar una escuela, impulsado por la necesidad de belleza y simplicidad en las teorías físicas, en sus últimos años cada vez más adicto a las matemáticas que fueran buenas para su física, continuando sus actividades en investigación pura hasta cerca de su muerte. En otros aspectos, nunca conocí a alguien como él'

Notable conferencia de Pais, describiendo tanto las peculiaridades de la personalidad de Dirac, como su forma de abordar las matemáticas y su relación con la física.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia