Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 22 de Noviembre, 2013, 13:35

Ayer, 21 de Noviembre, fue el Día Internacional de la Filosofía. La gente de Café Filosófico me envió en un correo electrónico, tres videos que comparto con Uds.:

Ver más sobre Café Filosófico en

http://filosofiaparalavida.com.ar/cafefilosofico.htm

También comparto un texto de ese correo, para pensar:

¿Recuerdan el antiguo refrán “Tomáte las cosas con filosofía”?
En ese contexto la palabra filosofía significa serenidad, sensatez, disposición a no dramatizar las cosas en exceso, a ir un poco más allá de lo que la realidad parece mostrar. Vivir apurado sin saber bien adónde se va es lo contrario de lo que propone la filosofía, que contribuye a la tranquilidad del alma invitándonos a diferenciar los problemas que dependen de nosotros de los que no, y a “no gastar pólvora en chimangos” –como dice el refrán criollo-, concentrándonos en aquello sobre lo cual podemos ejercer influencia.
La serenidad no es incompatible con el firme reclamo de justicia, por el contrario, vuelve menos probable que el dolor se convierta en el ejercicio de la ley del Talión.

 Lamentablemente la universidad y la filosofía que más se divulga nos ubica en el rol de observadores y no nos invita a gozar de la experiencia del pensamiento. Pero la filosofía no es un conjunto de especulaciones aisladas de inviduos notables. Busca responder a las preguntas “¿Cómo debemos vivir? y ¿Qué debemos hacer?”

 El camino de la sabiduría es la filosofía en sí misma, no como disciplina académica sino como compañera de vida. Por eso, tal como escribió Epicuro, el que dice que todavía no está listo para la filosofía o que, por el contrario, ya es muy tarde para él, es como aquel que dice que es muy joven o muy viejo para la felicidad.

 La filosofía puede ser definida como una práctica que tiene a la razón como medio y al sentido de la vida como fin. ¿Para qué sirve?

-Para aprender a vivir, y si es posible antes de que sea demasiado tarde. La filosofía se ocupa de los interrogantes que nos conciernen a todos, no porque nos interese tal o cual especialidad del conocimiento, sino en lo que toca a nuestro común oficio de vivir como humanos.

-Para pensar mejor: a) buscando hipótesis alternativas, b)no aceptando ninguna sin evidencia suficiente c) evitando las distorsiones propias del pensamiento a través del análisis lógico.
Esta práctica nos previene contra el fanatismo y nos vuelve más tolerantes. La filosofía sirve para conocernos y conocer mejor al mundo pero también para reconocer los límites de nuestro conocimiento.

-Para desconfiar de las apariencias ("No todo lo que reluce es oro"
dice un refrán popular) y formular preguntas más allá de lo obvio, incluso cuando la mayoría piensa que ya no hay más nada que preguntar. La filosofía cuestiona ideas recibidas y construye visiones del mundo, y sin una visión del mundo sería difícil vivir.
Por eso históricamente nace junto con la democracia, porque supone la autonomía de la persona que piensa frente a la idolatría de los poderes establecidos.

-Para crear, testear y clarificar conceptos. (Si dialogamos sobre el amor, conocer qué entiende cada uno por amor. Saber, por ejemplo, que la consternación suma el dolor a la sorpresa, y que cuando cede la sorpresa suele ceder también el dolor). La buena filosofía rechaza el uso único de la intuición para elucidar los conceptos y prefiere, por ejemplo, recurrir a encuestas para saber qué asocian las personas con cada concepto y cómo enfocan determinada cuestión. La buena filosofía se nutre de estudios científicos en lugar de ser meramente especulativa.

-Para reconocer que en la vida todo está sujeto a cambios y que no hay nada que podamos poseer por completo.

-Para reflexionar en torno a cuestiones de valor (éticas) y desarrollar las virtudes, que son el edificio de la ética. Por ejemplo, para aprender a ser valientes (que es la disposición a vencer el miedo y soportar las frustraciones y circunstancias dolorosas), a ser justos y cultivar la templanza (educando nuestro deseo).

-Para sacar provecho de las circunstancias adversas.

-Para acrecentar nuestra capacidad de resolver problemas.

-Para reconocer que primero somos sujetos sociales, y tan sólo luego somos individuos. Nuestros problemas reconocen una matriz común.
Podemos filosofar juntos y reconocernos en nuestras fragilidades y en nuestras fortalezas.

 La filosofía no es una disciplina meramente teórica y de difícil acceso, destinada a un reducido grupo de especialistas. No consiste en rendir culto a los filósofos célebres ni en escribir en un jeringozo incompronsible. No es en esencia una disciplina académica sino una práctica. Todos somos filósofos porque contamos con una determinada visión del mundo y con creencias básicas sobre nosotros mismos y sobre nuestra experiencia cotidiana. En este sentido la filosofía es una gran maestra de vida, la que nos enseña a sentirnos libres, a ordenar la existencia, a dirigir los actos, a distinguir lo que conviene hacer de lo que no, la que sujeta el volante y nos conduce frente a las incertidumbres y a los cambios de la vida. Vivir sin ella, tal como sugería Descartes, sería lo mismo que mantener los ojos cerrados sin abrirlos jamás.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía