Angel "Java" Lopez en Blog

Publicado el 16 de Noviembre, 2014, 15:24

Anterior Post

Sigo leyendo a Monod:

Se puede ciertamente preguntar si todas las invariancias, conservaciones y simetrías que constituyen la trama del discurso científico no son ficciones que substituyen a la realidad para dar una imagen operacional, vacía por una parte de substancia, pero que se vuelve accesible a una lógico fundada sobre un principio de identidad puramente abstracto, quizá "convencional". Convención de la que, sin embargo, la razón humana parece incapaz de abstenerse.

Entiendo que Monod acá pregunta si "identidad" no será un concepto muy humano, que no tiene un correlato claro en la realidad. Ahora apela a la cuántica, pero no veo que sea afortunado el ejemplo:

Menciono aquí este problema clásico para hacer notar que su estatuto ha sido profundamente modificado por la revolución cuántica. El principio de identidad no figura como postulado físico en la ciencia clásica. No es empleado más que como operación lógica, sin que sea necesario suponer que corresponde a una realidad substancial. La diferencia es absoluta por lo que respecta a la física moderna, de la que uno de los postulados fundamentales es la identidad absoluta de dos átomos que se encuentren en el mismo estado cuántico...

Nunca vi que alguien mencionar "dos átomos" en el mismo estado. Acá Monod se debe estar refiriendo a los bosones, como los fotones, como diferentes de los fermiones, como los electrones. Estos últimos no pueden estar DOS EN EL MISMO ESTADO, cosa que sí pueden los bosones. Pero aún en estos casos, la energía se conserva: dos fotones NO SON un fotón.

... De ello proviene, igualmente, el valor de representación absoluta, no perfectible, otorgado a las simetrías atómicas y moleculares en teoría cuántica. Parece, pues, que hoy no se pueda restringir el principio de identidad al estatuo de simple regla para la conducta del espíritu: es preciso admitir que al menos a escala cuántica expresa una realidad substancial.

Sea cual sea, existe y existirá en la ciencia un elemento platónico que no podría extirpar sin arruinarla. En la diversidad infinita de los fenómenos singulares, la ciencia no puede buscar más que las invariantes.

Yo lo veo de otra forma: la ciencia pueda buscar otras cosas. Pero en las ciencias naturales básicas, se ha visto que el concepto de invariante ha sido fructífero, y hay algo ahí en la realidad que corresponde y responde a nuestras esperanzas invariantes.

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Filosofía