Angel "Java" Lopez en Blog

10 de Noviembre, 2019


Publicado el 10 de Noviembre, 2019, 10:47

Anterior Post

Un punto que Newton encontraba irritante desde el primer borrador de De Motu, es que había despreciado la influencia de los planetas sobre el Sol. Para un espíritu como Newton, que aspiraba a la perfección de su exposición, era un tema molesto. Cuando volvió al asunto antes de la publicación de los Principia, partió de la idea del Sol como centro de fuerza de todo el sistema solar. Pero al revisar sus ideas, llegó a la conclusión que no es la única influencia: así como el Sol atrae a la Tierra, TAMBIEN la Tierra atrae al Sol, y con la misma fuerza. La Tierra no gira alrededor del Sol, sino que ambos giran alrededor del centro de masa del sistema binario que conforman. Llegó a esta conclusión al conciliar la gravitación con su propia tercera ley de movimiento: "las acciones de los cuerpos que atraen y que son atraídos son siempre mutuas e iguales". Por consiguiente, agregó: "si hay dos cuerpos que atraen ni el cuerpo que atrae ni el cuerpo que es atraído pueden estar en reposo". Esto hace de la gravitación una fuerza universal. La misma lógica Sol-Tierra se puede aplicar a Júpiter y sus satélites, o a la Tierra y la ejemplar manzana. La conclusión es realmente simple: sólo hay una fuerza de gravitación, no importa el material o la magnitud de los cuerpos involucrados. Fue el primer paso para entender el Universo como conjunto. Esto satisfizo a Newton, y los Principia (510 páginas en latín) fueron publicados en julio de 1687.

Fuente consultada para los textos de arriba: el libro de Mario Livio, "¿Es Dios un Matemático?".

Nos leemos!

Angel "Java" Lopez
http://www.ajlopez.com
https://twitter.com/ajlopez

Por ajlopez, en: Ciencia