Angel "Java" Lopez en Blog

Los ultrajes de la ciencia, según Freud: Comentarios

Enviado por Oscar Onorato (Contacto, Página)
Fecha: 30 de Enero, 2007, 4:02

"Freud pasa a poner a su trabajo como la tercer gran herida".
La "gran herida" es la tercer herida narcisita. La primera asestada por Galileo 'al correr' al hombre del centro del universo. La segunda herida narcisista aparece cuando Darwin nos demuestra que no estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, sino que provenimos del mismo tronco común que los monos, lo cual significa que tenemos mucho más que ver con estos animales que con el 'creador del universo', y la tercera herida narcisista es la Freudiana. El fundamento de esta última se basa en que 'el hombre no es dueño de sus actos, sino que es gobernado por su inconsciente'. No es dueño de su voluntad, sino del 'caldero de las pasiones', la 'Pulsión' fundada, a groso modo, en el concepto Nietzscheano de 'Afección'. Con esto el 'Yo pienso' queda desplazado del centro de la razón, porque quién decide es el inconsciente, no la razón (otro concepto tomado de Nietzsche).
Gracias a esta concepción (este enorme aporte Freudiano) ya no sólo somos 'animales racionales' sino simbólicos. Es decir, la religión, el arte, la política, el pensamiento mágico, entre otros, son fruto de ese simbolismo del que nos habla Freud.
Aunque los orígenes, las bases de su pensamiento habría que buscarlas en Nietzsche.
A ósito de 'la búsqueda de la Filosofía en la Ciencia', no está de más mencionar un gran texto de Nietzche, 'La Gaya ciencia' (http://www.nietzscheana.com.ar/de_la_gaya_scienza.htm), previo a una breve lectura sobre la gran diferencia entre los conceptos griegos de 'Doxa y Episteme', 'Pensamiento instrumental' vs. 'Filosofía', esta última concebida como el conocimiento o el camino de o hacia la 'sabiduría'.

Es un placer que existan espacios donde comunicarnos e intercambiar ideas sobre temas tan hermosos.

¡Saludos Maestro!

Nota: ¿Como puedo hacer para que los acentos o las enies se vean como tales?

~~~

Realiza un comentario

Regresar al artículo | Inicio